jueves, 28 de octubre de 2010

¿Por qué lloras mamá?





Me despertó el teléfono y un amigo que me dice “prende la tele, murió Néstor”, y las imágenes me confirmaron lo que mis oídos escuchaban, y mi corazón estalló en lagrimas y dolor.


Y mi hija despertó, y con su media lengua de casi dos años, preguntó, abrazándome, “¿por qué lloras mamá?”

Lloro porque lo quiero. Porque fue un maestro en mi vida. Porque me hizo pensar diferente. Porque me convenció con sus ideas, sus decisiones, y su voluntad. Porque le creí, me jugué, y valió la pena. Porque me dijo “Turquita vamos a ganar”. Y otra vez, me dijo “Lo que decidas va a estar bien, y te voy a acompañar”. Y me llamo un día, solo para saber si necesitaba algo. Porque me tomo examen y confió en mi.

Lloro porque cambió el país. Porque llegó para gobernar en serio. Porque le puso mayúsculas a la palabra “POLITICA”. Porque le volvió a dar sentido a la marcha. Porque empezó a hacer realidad la doctrina. Porque hacia lo que decía.

Lloro porque no tuvo miedo. Porque se enfrento a los factores de poder que estancaron a la Argentina. Por que la soberanía política, la independencia económica, y la justicia social dejó de estar en los libros, para estar en la vida. 

Lloro porque mi padre estuvo preso, y casi desapareció. Y mi historia podría haber sido la de tantos hijos sin identidad y sin historia. Lloro porque nos hizo revisar esa historia, y nos hizo sentir nuestra historia.

Lloro porque me ayudo a entender a esa generación que dio su vida por sus ideales. Lloro porque logro que mi generación se involucre, participe, y vuelva a creer. Lloro porque veo su obra, nuestra obra, la de todos los argentinos que en tan solo 10 años levantamos nuestro país de las cenizas.

Lloro porque tuve la oportunidad de caminar a su lado. Porque acompañé sus decisiones. Y tome decisiones. Porque me saco de la cabeza el “no se puede”. Porque convencida o a empujones, me hizo saltar, y tenía razón, me ayudo a volar.

Lloro porque hizo salir los fantasmas, para que los enfrentemos, y superemos los miedos. Lloro porque nos cuestionó, nos dijo las verdades que no queríamos escuchar, y nos obligó a tomar posición. Lloro porque nos mostró a los “demonios” para que luchemos contra ellos, y no contra nosotros mismos.

Lloro porque nos devolvió el Peronismo.

Y, al llegar la noche, mi hija me abrazó, y me dijo, “no llores más mamá”.


                                                                                                  Lic. Carolina Moisés
                                                                                                 Diputada Nacional MC
                                                                                               Diputada Provincial - Jujuy
                                                                                               caromoises75@gmail.com

4 comentarios:

  1. muy pero muy emocionante Carolina !
    Néstor siempre estará en nosotros.

    un abrazo fuerte

    Adal

    ResponderEliminar
  2. Estoy llorando, como todos!

    Fuerza Caro!!

    ResponderEliminar
  3. Estimada Carolina: gracias por tus palabras, yo que soy de Capital pero de tu generación me siento orgulloso que seas representante del pueblo.
    Un abrazo y te dejo mis despedida
    http://losoperariosdelplan.wordpress.com/2010/10/28/nestor-kirchner/
    Ignacio

    ResponderEliminar